LA PÁGINA DE TARA


Ir al Contenido

Otros

Cuidados

 

Cuidado de las patas.

 

En ocasiones vemos que nuestro perro se lame mucho las patitas una de las razones para hacerlo pudiera ser porque le duelen al caminar a causa de los nudos o posiblemente por la formación de hongos por la humedad. Para evitar éstos problemas procederemos así:

 

Alrededor de las patas se debe cortar el pelo, con frecuencia, para conservar la "pata de gato" (esto es muy importante para que en las exposiciones los jueces lo valoren). También evitaremos así que el pelo se moje y arrastre la humedad por toda la casa.

Tendremos que revisar frecuentemente que sus almohadillas plantares tengan siempre el pelo muy bien recortado en medio de ellas, para que no se formen nudos que impedirían su comodidad al andar.

Yo utilizo, además de las tijeras, una máquina para pequeños retoques marca Wahl como la de la foto y que me deja las almohadillas perfectas.

 

 

 

Cuidado de las uñas.

 

Deben ser recortadas con frecuencia teniendo cuidado de no tocar la vena interior que tienen, para no ocasionar hemorragias. En caso de que esto suceda por accidente, el tener a mano un producto especial que puede ser en forma de polvo y que se consigue en el mercado como "hemostático" es muy importante.

 

 

 

 

 

Cuidado del ano.

 

Su parte trasera tiene que permanecer libre de pelos para que no se le enganche la suciedad en ellos. Además de bienestar, representa para ellos una precaución de irritaciones e infecciones por contacto. Yo para evitarme el peligro de las tijeras en esta delicada zona también utilizo la maquina para pequeños retoques descrita mas arriba.

 

También tendremos que limpiar, cuando se necesite, las glándulas anales (se encuentran a ambos lados del orificio anal). A veces se congestionan y hay que exprimirlas. Esta operación al ser muy delicada tendrá que realizarla un especialista o el veterinario.

 

Todos los perros tienen en la parte baja del ano unas bolsitas interiores que se denominan glándulas anales y que van evacuando día a día un líquido oscuro y mal oliente. Se supone que el perro, al evacuar sus materias fecales, elimina poco a poco ese líquido, lo mismo que al ladrar expele un poco de el, pero nunca lo suficiente como para mantener esas bolsitas límpias y libres de líquido. Los síntomas que notaremos cuando sea necesario vaciarlas serán; que nuestro perro hace un fuerte olor a perro; que arrastra sus cuartos traseros como si caminara sentado o que empieza a tratar de morderse la cola dando vueltas y vueltas en el mismo sitio.

 

Estas dos fotografías muestran dos modos de hacerlo sin dificultas; se buscan las dos bolsitas debajo del ano y se aprietan sin miedo para sacar el líquido.

 

Cuidado de los ojos.

 

Al tener el pelo largo, tiende a introducirse en ellos y puede ocasionar un lagrimeo permanente que produce desagradables legañas, mal olor y cambio de color en el pelo de alrededor de los ojos.

 

Es aconsejable limpiarlos cada día con un algodón impregnado con algún líquido especial para ojos o simplemente con un poco de infusión de manzanilla.

 

Siempre debemos consultar al veterinario si vemos que el lagrimeo es demasiado abundante o la secreción cambia de color transparente a gris o verdoso, para descartar alguna infección o problema mayor en los ojos.

 

Ante cualquier indicio de lesión en los ojos, o si se ponen azules, hay que llevar al perro inmediatamente al veterinario.

 

Cuidado de La boca.

 

Le lavaremos sus dientes con frecuencia para evitar así la acumulación de bacterias y formación de placa en ellos con un buen dentífrico para perros o simplemente con un cepillo de dientes impregnado en agua oxigenada rebajada con agua.

 

Cuidado de los oídos y orejas.

 

Debido a que el Lhasa Apso tiene un pelaje tan largo estos también crecen en las orejas. Es preciso eliminar, con cuidado, el pelo que le crece dentro de ellas. Se puede hacer con un par de pinzas de punta roma o con la punta de los dedos. Si se extrae unos cuantos pelitos a la vez al perro no le dolerá.

 

Para la limpieza del oído externo lo mejor es un producto tipo gel (si es de tipo líquido este bajaría rápidamente y el conducto auditivo no se lavaría bien). Este se introduce en la zona auricular, para que baje se frota la parte externa del oído del animal y así el gel pasará a un estado mas líquido e irá empapando y limpiando toda la zona.

 

Si el perro ha estado sacudiendo la cabeza o se las rasca puede que tenga una infección por ácaros, bacterias o levaduras en los oídos. Una secreción espesa de color pardo y con fuerte olor probablemente se trate de otitis por ácaros; si los hay, hay que llevarlo al veterinario. Para este problema mi veterinaria recetó a Tara un producto llamado "Conofite Forte" gel, con la siguiente posología: se limpia la parte externa del oído, se introduce el medicamento en el y se frota el oído para que el gel llegue a todas las zonas, repetir el proceso en ambos oídos dos veces al día durante 7 días, descansar otros dos días y vuelta al veterinario para ver si ha desaparecido la infección. Al cabo del tratamiento "Tara" se encontraba en perfectas condiciones.

 

 

 

 

 

Home | Citas | Origenes | Artículos | Estandares | Morfología | Conclusiones | Cuidados | Miscelanea | Descendencia | Bibliografía | Enlaces | Contacto | Mapa del Sitio


Sub-Menú:


Regresar al contenido | Regresar al menú principal