LA PÁGINA DE TARA


Ir al Contenido

Eric Bailey

Artículos

 

Eric Bailey

 

 

Eric Bailey
(2ª por la izquierda)

 

Cuatro años después del artículo publicado por Margaret Hayes (ver estándares no oficiales) la Señora Eric Bailey publica un artículo, en el mismo medio "The Dogs from The roof of the World, el 1 de marzo de 1937 en en que relata las diferentes razas de perros que se encuentran en el Tibet.

 

 

 

 

 

 

Gracias a las aeronaves y a la radio, el mundo se está haciendo cada vez más y más pequeño, y no hay prácticamente ningún país que ahora sea un completo misterio para el hombre civilizado. Probablemente, el Tíbet sigue siendo el más misterioso, aunque el velo que esconde este interesante país se va levantando sorprendentemente rápido, y estamos aprendiendo más y más acerca de estos antiguos pobladores que viven más allá de las montañas del Himalaya.


No tengo intención de entrar en ninguna gran Descripción del Tíbet, estoy asumiendo que usted sabe que es una tierra extraña de pintorescas gente pequeña, alegre y amable, pero de temperamento fogoso cuando se le provoca. Pero yo quiero hablar sobre sus perros, que comienzan a ser de interés para aficionados tanto de Gran Bretaña como de los Estados Unidos.


En términos generales el Tíbet, cuenta con varios tipos distintos de perros. Todos ellos han sido vistos en Inglaterra o los Estados Unidos. Además de estos tipos principales, hay un número de otras razas – muy poco conocidas fuera del Tíbet – de las que voy a hablar un poco más tarde en mi historia.


Como muy a menudo sucede los nombres significan muy poco cuando se transplantan de un país a otro. Como ejemplo, adoptar el nombre del Tíbet, o, como a veces se escribe, "Thibet", no es generalmente utilizado por los tibetanos. Ellos llaman a su país Bod, y se llaman a sí mismos Bod-pa, o "gente de Bod"

 

Según la Enciclopedia Británica, la palabra "Tíbet" llegó a ser usada por los europeos debido a la gran meseta que bordea con sus tierras altas las fronteras de China, Mongolia y Cachemira, a través del cual el viajero se comunicó con Bod, es llamado por los nativos Tu-bhot, o "Alto Bod" o "Tibet", dicha designación, en la ortografía suelto de los viajeros, supone una variedad de formas. Por lo tanto, no es en absoluto sorprendente encontrar que la palabra "Apso" es el nombre tibetano para designar cualquier perro de pelo largo. Se trata de una corrupción de "Rapso" que significa "parecido a" cabra.


Estos perros son, en su aspecto general, no muy diferentes de las cabras pequeñas de pelo largo del país, aunque, por supuesto, los perros son más pequeños. Perros Apso de muchos tipos se encuentran en el Tíbet, pero después de una considerable experiencia con los nobles del Tíbet, fui capaz de averiguar el tipo general que se prefiere.

 

Este, es básicamente, como una mascota de la casa, es un perro pequeño. Luego tiene, como su nombre indica, el pelo largo, cuanto más mejor dentro de lo razonable.


Luego, en cuanto al color, el más común es el negro o gris de hierro, pero los tibetanos prefieren un color miel o de perro de oro.


Los de piernas largas, los perros que se muestran en los países occidentales, no son admirados en el Tíbet.


Hasta donde yo sé, el nombre de "Apso" apareció por primera vez en Inglaterra en relación con estos perros en el Daily Mail (Londres) del 19 de agosto de 1929.


La dificultad que se encuentra un europeo en intentar conseguir alguno de estos perros Apso está bien ilustrado por mi propio caso.


Entre 1920-21, fue el coronel R. S. Kennedy a Lhasa durante un año como funcionario médico, en ese momento, Sir Charles Bell era oficial político para el Tíbet.


En agradecimiento por el tratamiento efectuado a su esposa, el Comandante en Jefe Tsarong Shape, quiso dar al coronel Kennedy algún regalo valioso. Este coronel Kennedy se negó, pero finalmente aceptó un par de perros. El macho fue llamado Sengtru y la hembra Apso.


Estos perros los llevó a la India, pero en 1922 se retiró del servicio activo para el Gobierno, y me los regaló. Mi marido era entonces oficial político para el Tíbet reemplazando a Sir Charles Bell en 1921, vivimos en Sikkim, en la frontera tibetana, durante siete años.


Visitamos el Tíbet cada año, llevando estos dos perros con nosotros. Hemos intentado muy duramente encontrar perros de las mismas características. Perros similares son fáciles de encontrar, pero queríamos obtener el mismo tipo en todos sus detalles, incluyendo especialmente el color. Esto es lo que resultó ser imposible.


En 1924, mi marido pasó un mes en Lhasa, viendo al Dalai Lama con frecuencia y por medio de Su Santidad y otros oficiales de alto rango, trató de obtener algunos perros del tipo correcto.


Por supuesto, en el Tíbet, la cría se hace cuidadosamente como entre nosotros, pero le resultaba muy difícil conseguir perros que tuviesen todas las características tibetanas como: tamaño, forma, longitud y la textura del pelo, color, etc.

 

Sin embargo, encontró una perra, propiedad de un joven oficial tibetano, llamada Demon. El propietario no nos la vendió, pero le permitió a mi esposo que se la llevara para que me ayudara en mi criadero. Esto era esencial ya que, hasta ese momento, había criado sólo de la pareja original, y había peligro, en los cruces, de endogamia. Esta perra la llamamos Demonio, como el propietario llamó a su Apso, el mismo nombre que uno que teníamos.


Una camada nació de ella, engendrado por nuestros macho Sengtru, y como había sido acordado con su dueño y a su debido tiempo, la perra fue enviado de regreso al Tíbet. Sin embargo se perdió en el camino y nunca se la volvió a ver.

 

Mi marido renunció a su nombramiento en 1928, durante el tiempo que permaneció, tratamos de conseguir otros perros para que coincidieran con los criterios deseados.


Como no esperábamos volver al Tíbet, era esencial para nosotros conseguir otro perro para llevar y para aportar sangre nueva y así se obtuvo un perro macho, "Lhasa", que era lo que estábamos buscando en todos los aspectos, salvo en el color. Lhasa es un perro blanco y gris y no de un color uniforme. Nos lo llevamos, ya que era lo mas parecido de todo lo que encontramos. Me complace decir que su descendencia, hasta ahora, ha sido de excelente color.

 

Lhasa era propiedad del difunto Sr. Martin, de la British Trade Agencia, en Gyantse, en el Tíbet, que lo había tenido durante ocho años hasta que me lo regaló. Luego pasó a ser propiedad de la Señora Dudley de la Brambledown Perreras, Sheerness.


En 1928, volvimos a Inglaterra con nuestro perro "Lhasa", y también con cinco de los descendientes de SENGTRU con APSO y DEMON. Estos fueron Taktru, Droma, Tsitry, Pema y Litsi.


Hablando de los nombres de estos perros, es posible que le interese saber que la palabra tibetana "Tru-gu" significa "los jóvenes", su abreviatura es "Tru" cuando acompaña a otra palabra. Por ejemplo, "Seng-e" significa león, así león joven sería "Seng-tru" (formada por las dos abreviaturas de Seng-e y Tru - gu).


Los tibetanos tienen poca imaginación para poner nombre a sus perros, también a los de la raza Apso, siendo el león-perros del Tíbet se llaman ya sea Seng -tru o simplemente Apso.


Cuando comenzamos nuestro criadero tratamos de mantener esa idea, empezamos con los animales carnívoros. Así llamamos Tak-Tru, "el tigre-joven"; tru-Sik, el "joven- leopardo"; tru-Sa, "joven leopardo de las nieves"; I-tru, "lobo-joven" y así sucesivamente. Más tarde, tuvimos que abandonar el carnívoro por Tsi-tru, "ratón-joven" y así sucesivamente.


Debido a esta dificultad de encontrar nombres suficientemente esclarecedores para los cachorros es que finalmente utilizo los nombres de las jóvenes diosas del Tíbet para las hembras de nuestros perros Apso.


Hablando de nombres, los mastines en tibetano se llaman Do-Kyi, que significa "un perro puede atar". Do-Kyi se mantienen por todos los nómadas y Sheek-o rebaño de yaks para proteger las tiendas de campaña. Marco Polo, en el relato de su viaje al Tíbet en el siglo XIV, menciona a estos perros y comenta que son tan grandes como burros. Esto siempre ha sido considerado como una exageración absurda por su parte, pero como los burros en el Tíbet son anormalmente pequeños, esto no es tan inexacto como se podría pensar.

Además de guardar tiendas de campaña, muy a menudo también se utilizan para proteger las casas. Para que sean fuertes, la gente mantiene estos mastines atados durante toda su vida desde el momento en que tienen alrededor de un mes o dos de edad. Como resultado es que los mastines en los pueblos a veces son raquíticos, con deformes miembros retorcidos, mientras que las patas traseras en particular pueden estar poco desarrolladas. Se evitan estos problemas exagerados cuando el nómada levanta el campamento y el perro pastor se mueve con su amo, pero en el Tíbet no son perros activos, excepto cuando se pone en práctica el precepto militar que el ataque es a menudo la mejor forma de defensa. Son, por supuesto, bastante inadecuados para la caza en cualquiera de sus formas.

Al acercarse a un campamento del Tíbet, el primer signo de la vida suele ser el ladrido de los perros. Por esto, los dueños salen de sus tiendas de yak de pelo negro e inspeccionan la causa de la alarma. Ellos, o más comúnmente sus hijos, comprueban que todos los cierres de los perros están asegurados, y muchas veces ponen los perros hacia abajo mientras se esfuerzan por zafarse y atacar a lo desconocido.


Aunque feroces, como resultado de estar atados desde cachorros, estos mastines son muy cariñosos y de buen carácter con la gente que conocen, y se ve a menudo a los niños más pequeños tocándolos y al llamarlos se alejan intentando atacar al intruso con una perfecta facilidad y seguridad.


Los mastines, y a veces en la caza con otros perros también, se usa un collar que es de madera teñida de color rojo brillante. Este collar rojo por lo general se puede ver en fotos de artistas tibetanos.


Los mastines tibetanos suelen ser de color negro con manchas color fuego. Uno de los altos funcionarios de Su Santidad el Dalai Tashi tenía uno de color completamente negro, del que estaba muy orgulloso, pero con manchas de color fuego son los más habituales[…¿?……].


El perro es muy corpulento con un grueso pelaje. La cabeza es particularmente gravosas y párpados colgantes, por lo que el rojo del ojo es visible. Esto, en un país como el Tíbet, con polvo, viento y el resplandor, a menudo lleva a enfermar los ojos, debido a la suciedad, falta de cuidado y limpieza.


Toda la cabeza es grande y pesada, pero las cabezas de las hembras son notablemente más pequeñas y ligeras que las de los machos. Los tibetanos en especial admiran una […¿?……].


En 1928 se importaron cinco de estos mastines. El mejor fue, sin duda, Tomtru (que significa "oso-joven"), un perro del pueblo.

 

 

Luego vino Rakpa, que fue comprado a una caravana de mulas que viajaba por el Tíbet. Era un hermoso perro de color rojo al que se le dio el primer premio para perros extranjeros en el Salón de Kensington hace unos años, y también fue un ganador en el Cruft y en la muestra del Kennel Club. Una perra importada negra y fuego Gyandru.

 

Estos mastines parecen ser bastante resistentes al frío. Se puede encontrar uno, en un día de invierno con un fuerte viento y la temperatura bajo cero, tumbado sobre un montículo de nieve.


Los mastines tibetanos se mostraron en el Alexandra Palace en 1875. Más de un cuarto de siglo transcurrido antes de que la raza apareciera de nuevo, cuando le fue presentado uno a Inglaterra desde Lhasa después de la Misión Younghusband en 1904. Este perro se puede ver ahora en una vitrina en el Museo de Historia Natural de Londres.


El perro conocido en Inglaterra y los Estados Unidos como el spaniel tibetano no tiene, hasta donde yo sé, ningún nombre en particular en el Tíbet. Parece que hay muchos de ellos en el valle de Chumbi, más que en otras partes del Tíbet. Claude White, quien fue el primer oficial político en Sikkim, tenía una perra cruzada de estos perros hace muchos años. Mi esposo tiene un perro muy bonito de esta raza procedente de Lhasa conseguido por Francis Younghusband en la expedición de 1904. Este perro lo acompañó en un viaje de más de 1.000 millas a través del Tíbet a Simla, la fotografía en la página 7 fue tomada en la expedición al cruzar un paso elevado, cubierto de nieve. Este perro se llamaba "Lhasa" y se le dio a la señora Frank Wormald quien lo llevó a Inglaterra en 1905. Se le mostró, y ha ganado premios, murió a la edad de 18 años.


Me dieron seis de estos perros, de color crema, negro y rojo, pero me separé de ellos ya que limitaban mi atención hacia los Apsos.


Además de las razas conocidas que he mencionado , hay otras dos razas muy distintas de perros tibetanos. La primera es un perro de caza, conocido en el Tíbet como Sha-i-Kyi, Kyi ser el Tibetano para los perros. Este perro es del tamaño de un Airedale. Su color es cremoso de color gris con capa gruesa. La cola puede, a veces, ser llevada enroscada sobre la espalda. La cabeza es larga y es de un negro humo con el sombreado de color gris crema del cuerpo. Las orejas cuelgan hacia adelante. El perro es usado para la caza (matar a fuego). Se ata con una correa y a la vista de la presa - Bharal (oveja salvaje),ciervos, etc-. y las enviste. Cuando el ataque se lleva a cabo, adopta su defensa natural como contra un lobo puesto al borde de un acantilado, y los intentos del perro por llevarlo hacia el precipicio. Aquí es donde la presa está mal, para que el perro no entre y trate de matar a un lobo, se supone que sí, pero sigue ladrando con toda seguridad y distrae la atención de la presa, mientras que el cazador se acerca y le dispara al animal de cerca con su fusil primitivo. Estos perros tienen muy buena vista. Una vez vi a una pareja que vio un rebaño de Ovis Ammon a una distancia muy grande, pero el propietario no lo envistió alegando que no era lugar adecuado para que las ovejas salvajes se pusieran al borde del precipicio.

 

Yo he intentado conseguir estos perros. Los obtenidos cuando adultos, atacan a los extraños. Un cazador me dijo una vez que estos perros son entrenados mediante la vinculación de las crías a la madre y dejándolos que jueguen, después se deja que se olvide todo, el cachorro es arrastrado y golpeado a lo largo de la madre. Esto les hace fuertes y agresivos! Los intentos por encontrar a los jóvenes se complicaban porque los encontré delicados. No hay dudas, sin embargo, que este perro [……¿?…….]. No hay rastro del lobo en ellos como la orejas caídas.


Otra raza muy distintiva del Tíbet es el perro Kongbo, y nunca ha sido exportados fuera de Tíbet, hasta donde yo sé. Kongbo es de una provincia en el sur-este del Tíbet. Este perro está en las líneas de un schnauzer, con pequeñas orejas erectas,. Sólo he visto dos de estos perros, y ambos eran de color rojizo. Me dio uno un amigo tibetano. Yo no lo quise ya que era muy viejo y de mala salud.

¿¿¿¿¿¿[[[Cuando en el Tíbet, seguí spitz finlandés y tibetanos, al ver esto, siempre me apuntaba con sorpresa y decir: "Kongkyi" (es decir, Kongbo perro). El Kongkyis que he visto son mucho más pesados en la figura que los escupe finlandés, con el pelo grueso como un schnauzer y las orejas son más cortas.]]]???????

Otro perro muy popular en el Tíbet se llama Gya-Kyi, lo que significa simplemente "perro chino". Este es como un pequinés de pelo liso . Creo que este perro es como los chinos pug. Este perro es, creo yo, el mismo o parecido al ha-pa, perro chino, que fue exhibida en Inglaterra hace unos años. Su Santidad el Dalai Lama, una vez me dio uno de esos perros que me quedé por un tiempo. Fue una muy agradable, cariñosa mascota. Este perro por lo general tiene el cuello de colores (a menudo de color rojo) en el que[…¿?……].


He dicho que "Apso" en tibetano significa "cualquier perro de pelo largo" Do-Kyi, un perro atado "o mastín. El mismo Dalai Lama, mantuvo muchos perros, entre los que se describe como "Do-Kyi-Apso", que pudo haber sido un cruce entre mastín tibetano y el perro conocido en Tíbet como el gran Apso, que se llaman Terriers tibetanos en Inglaterra . Mi marido tomó una fotografía de este perro. Fue el único que alguna vez vi de esta raza.

 

Los perros tibetanos, por lo general, no son razas estandarizadas. Esto da como resultado que no presenten gran especialización, uno podría decir que, son perros no naturales. Si usted desea un perro como mascota en la casa, debe ser pequeño, alegre y fiel, para la caza debe de ser rápido y valiente, como guardián, grande, fuerte y feroz en ciertas ocasiones.


Sin embargo, la reproducción no es del todo despreocupada por lo que se desprende de los perros que vienen de Tíbet.

 

Después de todo, los puntos de razas fueron estandarizadas sólo en Inglaterra aproximadamente hace cien años, cuando las exposiciones se celebraron por primera vez.


Al igual que en otros países del este, cada pueblo tibetano tiene perros callejeros, que hacen que una noche de descanso sea casi imposible. Algunos de ellos son perros muy fuertes, como de hecho deben de ser para soportar el riguroso clima invernal.


Por Ling-Kor, o camino sagrado en el que los peregrinos circunvalan Lhasa, son numerosos los perros de todas las características que son alimentados por los peregrinos como acto de piedad. Esto no tiene nada que ver con que los perros sean sagrados. Todos hablan que los perros de raza sagrada están solo en los monasterios, es una tontería. Pero la teoría de la reencarnación budista alienta la bondad con los animales, especialmente en un lugar sagrado como Lhasa.


No hay que imaginar que los perros nativos son los únicos visto en el Tíbet. De vez en cuando uno encuentra alguna raza pura de Inglaterra o el continente en los hogares de los tibetanos. Sé que un ex Dalai Lama mantuvo galgos Ingleses, y su perro favorito, que siempre estaba con él en la casa, era un perro salchicha.


Esto viene a demostrar que todas las cosas no son nativas de nuestro propio suelo. Es por eso que podrían estar interesados en las razas de los perros que son originarios del Tíbet, de este extraño e interesante país que se encuentra por encima de las nubes.

 

 

 

 

 

Aquí tenemos unos documentos del años 1960. En el primero la presidenta de la Asociación del Lhasa Apso Club, Irma Bailey, hace un informe que distribuye a los socios y en el que entre otras cosas hace un balance del incremento del número de socios, los títulos obtenidos en las diferentes Exposiciones, la publicación y distribución de un panfleto en el que se aparece el estándar del Lhasa Apso y un tríptico en el que se reproduce, en parte, el artículo The Dogs from The roof of the World del 1 de marzo de 1937.

 

Estos documentos pertenecieron a J. A. Beard posteriormente cedidos a Kerrie Mansell del Criadero Kailassa de Australia y a través de ella me llegaron a mi. ¡ Gracias Kerrie !

 

 

Como he dicho, en el el apartado orígenes, los Bailey crearon dos líneas "Lamleh" y "Ladkok". Muchos de los perros de la época de los 60 procedían de estas dos líneas, también de los primeros perros que se exportaron a Australia. La historia de estos la cuenta J.H. Beard en el siguiente artículo:

 

 

Home | Citas | Origenes | Artículos | Estandares | Morfología | Conclusiones | Cuidados | Miscelanea | Descendencia | Bibliografía | Enlaces | Contacto | Mapa del Sitio


Sub-Menú:


Regresar al contenido | Regresar al menú principal